Las aplicaciones de transporte de movilidad compartida, como Uber, Beat o DiDi, entre otras, son algunas de las pocas actividades que lograron repuntar en épocas de pandemia. Sucede que las restricciones en la circulación de los vehículos y la disminución de la gente en la calle motivó una abrupta baja en la demanda de los tradicionales taxis o remises.

En el caso de Uber que llegó a la Argentina hace cinco años, la app registró un aumento del 43% en promedio intermensual, en cantidad de viajes, según destacó Felipe Fernández Aramburu, head regional de Uber para el Cono Sur. E incorporó a más de 7,5 millones de viajeros a través del uso de esta tecnología. «Hoy más de 12 millones de personas tienen descargada la aplicación«, se jacta el directivo.

En el 2019, la empresa operaba en solo tres zonas: Buenos Aires, AMBA y Mar del Plata. Durante el 2020, lanzó su servicio en 13 ciudades más y espera estar disponible en los próximos meses, en otras 25 ciudades. Para ese crecimiento de su negocio en el país, Uber informó una inversión para este año, de $ 2.200 millones.

Felipe Fernández Aramburu, Head Regional de Uber para el Cono Sur

Felipe Fernández Aramburu, Head Regional de Uber para el Cono Sur

“Esta inversión es muestra del compromiso que tiene Uber con la Argentina desde el primer día. Queremos ser parte del camino de recuperación y colaborar en los desafíos que tenemos por delante”, comentó el directivo en una reunión virtual con un grupo de periodistas.

Parte de la expansión de la compañía se dio porque la aplicación fue utilizada por muchos conductores que decidieron generar ganancias de manera independiente, haciendo de la movilidad compartida, un ingreso mensual. Con lo cual, tras la ardua negociación que tuvieron todas las plataformas de este tipo con el sector de los taxistas tradicionales, muchos de estos se sumaron a la plataforma. Según la información que maneja Uber, desde que se lanzó la app, esta modalidad sumó más de 400 mil personas.

También Beat, la aplicación de movilidad que forma parte del grupo Freenow, la empresa conjunta de BMW y Daimler, detectó un aumento de más del 90% en la cantidad de taxistas que se sumaron a esa plataforma durante el 2021 en relación con el año pasado y «ya superan los 3.000», informó hace poco la compañía.

Según Beat, los ingresos de los conductores son un buen indicador de por qué la usan cada vez más. “Mientras el año pasado las ganancias de los conductores taxistas llegaron a más de $ 41 mil, este año ya han alcanzado más de $ 137 mil mensuales”, según la firma.

En cuanto al impacto económico de la actividad, según los datos que proporciona Uber, solo en el Gran Buenos Aires (principal área de influencia de esa plataforma), el impacto económico fue equivalente al 1% de la tasa de empleo.

A su vez, la expansión resultó en un incremento del 2% en las altas de monotributistas a nivel nacional, entre octubre de 2017 y febrero de 2020, según estimaciones de un estudio reciente, elaborado por la consultora PxQ.

En promedio, de acuerdo con esas estimaciones en base a datos previos a la pandemia, cada mes, 10.000 personas se registran para manejar con la aplicación de Uber. Y quienes eligen hacerlo, aproximadamente 45 horas semanales, generan ingresos netos estimados (a valores actuales) por $ 76.000, ubicándose en el puesto 10 en el ranking de ingresos por sector de actividad, para un total de 20 sectores.

La expansión del negocio y de la competencia también motivó nuevas alianzas de las aplicaciones con compañías de seguros para la cobertura de los pasajeros y de los conductores en el caso de que sean víctimas de algún delito o robo. Así, Uber hizo un acuerdo con la aseguradora Sura y su competidora china DiDi se unió a Prosegur en noviembre del año pasado, cuando desembarcó en la Argentina.

NE