Así, en octubre se comercializaron 118.203 vehículos usados, contra las 140.854 unidades que se habían negociado hace un año.

Los resultados de octubre también son negativos si se los compara con el mes inmediato anterior, es decir septiembre 2022 . Hubo una caída del 13,67% con relación a los 136.913 vehículos comercializados en ese mes.

De esta manera, en los primeros 10 meses del año las ventas acumuladas ascendieron a 1.327.459 unidades, cifra que representa una caída del 4,23% comparada con igual período de 2021 cuando se negociaron 1.386.115 vehículos.

Para el secretario de la Cámara del Comercio Automotor, Alejandro Lamas, el retroceso registrado durante octubre fue “preocupante”.

El directivo explicó que un primer factor fue “la problemática ya conocida, falta de stock en los locales debido a no poder reponer los autos que se venden fundamentalmente por el mercado distorsionado en que estamos sumergidos”.

Y agregó que” ahora se le suman los efectos que la inflación está ocasionando en el poder de compra de la gente y las cuestiones estacionales”.

De todos modos, Lamas mantuvo la línea optimista que habían mostrado en meses anteriores: “Pese a estos inconvenientes, hacia fin de año estaremos en los volúmenes de venta del 2021”.

“A pesar de la coyuntura económica que estamos atravesando, esperamos que el gobierno apoye a nuestro sector, que tanto participa en la creación masiva de empleos como en el aporte de impuestos”, sostuvo.

Respecto de la caída de poder adquisitivo de los consumidores para la compra de vehículos, cabe consignar que los usados vienen acompañando la evolución alcista de precios que registraron los autos 0 km.

Según un informe reciente elaborado por las propias automotrices, los modelos más económicos del mercado no bajan de 3 millones de pesos, esto es unos 10.000 dólares en el mercado paralelo.