En tanto, la tendencia en Brasil era similar en el resto de los mercados cambiarios y accionarios de América Latina donde ampliaban las caídas a media sesión del miércoles.

Según los operadores los inversores se refugian en el dólar ante la incertidumbre por el impacto económico de la variante Delta del coronavirus y los próximos pronunciamientos de los principales bancos centrales.

El peso mexicano se debilitaba un 0,05% y el referencial índice bursátil S&P/BMV IPC retrocedía un 0,66%, en un mercado a la espera del proyecto de presupuesto para 2022 que el Gobierno entregará al Congreso más tarde en el día.

El peso chileno cerró las operaciones del miércoles con un retroceso de un 0,63%, a 787,50/787,80 unidades por dólar, su menor valor de cierre desde octubre de 2020 y anotó su tercera caída consecutiva, en medio de una mayor aversión global a los activos de riesgo. Asimismo, el principal índice de la bolsa de Santiago, el IPSA se desplomaba un 1,83%, a 4.352,03 puntos.

El peso colombiano ampliaba la caída a un 0,64% hasta 3.824,39 unidades por dólar y el índice referencial de la bolsa, el MSCI COLCAP bajaba un 0,40% a 1.315,70 puntos, haciendo caso omiso a la aprobación de una esperada reforma fiscal en el Congreso.

La moneda peruana, el sol, ganaba un 0,09%, a 4,087/4,089 unidades por dólar. En tanto el referencial de la Bolsa de Lima perdía un 0,87%, a 456,9 puntos.

En Argentina, el índice Merval de la bolsa perdía un 2,75%, a 76.828,32 puntos, por toma de ganancias tras ganar un 5,71% en las dos sesiones previas y marcar un máximo histórico intrahorario de 79.311,22 unidades en la víspera. Por su parte, el peso interbancario se depreciaba un leve 0,03%, a 98,01/98,02 por dólar, en una plaza con regulación de liquidez por parte del banco central (BCRA).