Amplían Precios Justos

El viernes al mediodía, Massa anunció en el CCK la puesta en marcha de Precios Justos, un programa que reemplaza a Precios Cuidados. Si bien anticipó que se había logrado acordar para que 1700 productos mantengan el mismo precio durante cuatro meses, anticipó que esta semana esperan superar los 2000. Se trata de alimentos, bebidas, productos de limpieza y de higiene personal. En la misma línea, al viernes el acuerdo abarcaba a 102 empresas, y en los próximos días esperan que sean 125 firmas. El resto de los más de 30.000 bienes de la góndola que quedan por fuera del congelamiento tendrán un tope de aumento mensual del 4%.

Por otro lado, Massa anticipó que buscarán llegar a acuerdos con la primera parte de la cadena de valor: “Esta semana empezamos a trabajar en los acuerdos de precios de insumos difundidos. Porque si las alimenticias que nos acompañan sufren modificaciones drásticas en polietileno, aluminio o cartón, se van a encontrar frente a una contradicción”.

En diálogo con Ámbito, durante la conferencia industrial de la UIA, Javier Madanes Quintanilla, dueño de Aluar, contó que las convocatorias ya arrancaron. Para poder aceptar, aseguró que la variable pasa por el dólar: “Implicaría tener una previsibilidad del tipo de cambio. Si me decís que vamos a una pauta devaluatoria como la actual por 180 días y hay que hacer un sacrificio de 3 puntos para sostener esto, estamos absolutamente dispuestos, no solo nosotros. Pero si las variables se alteran, va a ser difícil”.

Dudas y quejas

Las empresas que ingresan al acuerdo de precios por cuatro meses tienen la duda de cómo va a cumplir el Gobierno el compromiso de garantizar el acceso al dólar oficial para poder importar, una de las grandes “zanahorias” que puso Tombolini sobre la mesa. Hay casos en donde la misma alimenticia tiene problemas para importar un insumo puntual, que ya derivaron en paradas de líneas de producción en una multinacional estadounidense.

Sin embargo, en otros no es la alimenticia la que importa directamente, sino sus proveedores industriales, que no forman parte del acuerdo de precios de alimentos. En el discurso del viernes, Massa prometió: “Sientan la libertad de denunciarnos si alguna de las responsabilidades no las cumplimos”. De hecho, Massa sumó a Diego Coatz, director ejecutivo de la UIA, para analizar junto a Comercio, la AFIP y la Aduana cuáles son las “situaciones críticas” de importaciones. Según pudo averiguar Ámbito, Coatz llevará las urgencias que hayan pasado previamente el filtro de las cámaras. En el caso de las alimenticias, el de la Copal.

De todos modos, lejos de realizar denuncias, de momento las empresas prefieren entrar con algún producto a Precios Justos. Compañías que el jueves a la mañana en la conferencia de la UIA no habían entrado, en el cierre de la noche post discurso de Massa contaban con qué producto habían ingresado. “Preferimos firmar y mantener el diálogo, no queremos entrar en listas negras”, contaron desde una compañía.

De hecho, más allá de que importaciones es hoy la principal queja y urgencia de las empresas, de momento solo hubo una cámara importante en hacer un reclamo público, a través de un fuerte comunicado. Se trató de la cámara de empresarios mineros (Caem). Desde las otras cámaras, sospechan que lo hicieron más por una disputa interna, dado que hubo cambios en la dirección ejecutiva.

Así y todo, según pudo averiguar Ámbito, las alimenticias que abastecen directamente a supermercados chinos o venden a distribuidores, ya les anticiparon que ahí habrá listas de precios con mayores variaciones. Es que allí, por donde pasan dos tercios del consumo, no llegan los acuerdos de precios. “En las líneas que haya pérdidas, se discontinuará el producto temporalmente”, contaron en una compañía.

Otra de las dudas está en las economías regionales, donde Massa prometió un “dólar diferencial” de exportación para quienes ingresen a Precios Justos. Empresas del sector del vino se preguntan si tienen que entrar las 800 bodegas que hay en Argentina, o si con que la más importante ingrese con algún producto ya todas podrían acceder a lo que podría ser un “dólar Malbec”.