En el marco de una polémica con otros economistas y participantes de la red social, Rubinstein manifestó que «los márgenes empresariales en septiembre de 2021 era del 30% y ahora del 40%. «Por ende, los invito, a que en lugar de insultar o difamar, piensen en estas diferencias, y cuando quieran, las debatimos seriamente», sostuvo.

Una «muy buena herramienta»

Previamente, el funcionario había destacado que el programa Precios Justos es una «muy buena herramienta» que intentará «desacelerar la inercia inflacionaria hacia el 4% mensual en meses venideros».

«Ese 4%, o 60% anual, es el que proyectamos e incluimos en el Presupuesto 2023», cifra «bien compatible con los fundamentos ‘macro’ (fiscales, monetarios, entre otros)», enfatizó Rubinstein en una publicación en la red social Twitter.

https://twitter.com/GabyRubinstein/status/1591110133790035968

De todas formas, Rubinstein aclaró que «Precios Justos es sólo un paso […] una pieza, pero bien importante del andamiaje que nos posibilitará mejoras ulteriores, en pos de un orden fiscal cada vez más profundo, y una inflación cada vez más baja», concluyó.

Precios Justos

El programa, acuerdo de precios que mantendrá a más de 1.700 productos con los mismos valores hasta el 28 febrero próximo, fue presentado este mediodía por el ministro de Economía, Sergio Massa, en el porteño Centro Cultural Kirchner (CCK).

En ese marco, Massa remarcó que Precios Justos le permitirá al Estado «recorrer un sendero a la baja en lo que más impacta en la vida de los argentinos que es la inflación».

precios justos.PNG

Asimismo, señaló que «resuelve uno de los problemas que tenemos en materia inflacionaria, no la inflación» ya que la misma -afirmó- «se resuelve con política fiscal ordenada, con acumulación de reservas y trabajo coordinado con las cadenas de insumo difundido».

Por último, el ministro instó a las empresas de consumo masivo que no firmaron el acuerdo a que lo hagan para «no perder el mercado», ya que consideró que los consumidores se volcarán a los productos del mismo.