En diálogo con CNN Radio, destacó que el programa haya surgido del acuerdo del Gobierno con productores y distribuidores, y el compromiso del sector privado: «Estos 1700 productos fueron acordados, no fueron puestos por la fuerza. Creo que si, que si todas las empresas ponen una parte de su cartera, que es muy poco de su cartera, el 1% o el 2% de su cartera, tampoco a ninguna le va a hacer un daño gravísimo si se le escapa un poco el precio. Acá siempre se trata de voluntad, creo que vi mucha voluntad ayer«.

Consultado por los cuestionamientos de algunos sectores industriales sobre la capacidad de abastecimiento, Fera disparó: «Desde que tengo uso de razón, la UIA siempre fue en contra de todo, nunca fue un apoyo tan importante a nada. La UIA esta para pedir, nunca par dar. Los que conforman la UIA fueron los mas beneficiados por todos los gobiernos de la Argentina con deudas que no pagaron, deuda en dólares que les pesificaron, y sin embargo siempre se están quejando, a lo mejor hay que cambiar la UIA, sacar ese sistema tan viejo. Estuvo siempre manejada por la misma gente, los mismos empresarios, que les han condonado deudas en dólares, pesos, le ha hecho favores el Estado nacional».

Por último remató: «Son muy buenos criticadores, muy buenos marketineros para pedir, pero nunca para dar».

Sobre las causas del aumento de precios de los alimentos, Fera explica que el ve una causa: «Si usted suma arriba monopolio y abajo cartelización, le da corrupción. En el alimento hay mas corrupción que en la obra pública, hace muchos años vengo diciendo esto. Acá no se sabe cuanto es la corrupción. Lo único que se es que vendemos un paquete de arroz o yerba mas caro del mundo».

Fera confía en que la ley de Góndolas puede ofrecer una solución más efectiva para frenar la suba de los alimentos: «Si hubiera ley de Góndolas estaría mucho mas barato. Pasa que esas corporaciones tienen mucha plata para que no se apliquen las leyes. Ahora vamos a tener una ley nueva que hay que cortar la carne en tres o cuatro pedazos para descargársela a la carnicería. Eso va a transformar a los carniceros en pobres e indigentes, y a las corporaciones como ABC (el consorcio de exportadores de carne) en mas multimillonarias de lo que son».

«Usted aplique la ley de Góndolas y va a ver como se van a caer los precios a pedazos», subrayó.

Por último, cuestionado sobre la posibilidad de que la industria no alcance a abastecer los cupos acordados en el programa, Fera está convencido de que hay margen de abastecimiento y que, de no haberlo, sería una cuestión de voluntad: «Sobra capacidad de abastecimiento. No estaban los productos (en otros programas de control de precios) porque desabastecía la empresa, no porque no tuviera capacidad productiva. Hay fabrica de más».