Para prevenir el fraude digital, el gigante Mercado Pago le anunció a sus clientes un pequeño cambio en su billetera. En línea con una normativa del Banco Central, la fintech dejará de permitir que se asocien a las cuentas tarjetas de crédito o de débito a nombres de terceros.

Al mismo tiempo, la billetera virtual de Mercado Libre dijo que además de esta medida «nos aseguraremos» que cada cuenta «esté siempre protegida» con: I) métodos de verificación y autentificación que fortalecen la seguridad de cada cuenta; II) validaciones de Identidad para conformar que el usuario/a es la persona que está usando la cuenta.

La comunicación de Mercado Pago a sus usuarios.

La comunicación de Mercado Pago a sus usuarios.

La medida va en línea con una nueva regulación del Banco Central, que a mediados de julio último estableció que las billeteras digitales (PSP) que solo podrán asociar tarjetas de crédito y débito, cajas de ahorro o cuentas de pago u otras fuentes de fondos solo del titular de la cuenta.

«De tal manera, se busca impedir que en una billetera se utilicen datos de terceras personas que pueden ser obtenidos por medio de fraude o engaño», había anunciado oportunamente la autoridad monetaria en un comunicado.

La medida entró en vigencia desde el 1 de agosto para cuentas nuevas y tendrá impacto desde el 1 de noviembre próximo para cuentas ya existentes. Mercado Pago se adelantó y en 10 días dejará de permitir que se use cualquier plástico de un tercero.

Aunque apunta a cuidar la seguridad de las cuentas de sus usuarios, la medida cambiará la forma de la organización familiar. En las redes sociales, muchos explicaron los casos de uso que hacen que tengan vinculados tarjetas de tercero a sus cuentas, y van desde aprovechar las promociones bancarias, hasta las compras de medicamentos para adultos mayores, por ejemplo.

Si bien no hay cifras sobre el daño económico para las personas y las entidades que generan los fraudes y delitos cibernéticos, las alarmas crecen. Según datos de la Secretaría de Comercio Interior, este tipo de denuncias aumentó un 286% interanual en la comparativa de los primeros cuatrimestres (enero-abril) de 2020 y 2021. En los primeros cuatro meses de este año, hubo 1.312 casos iniciados.