La confianza del mundo empresario en Sergio Massa no es lo que era. De a poco, los industriales vienen resignando optimismo frente a la poca capacidad del titular del Palacio de Hacienda para mejorar el clima económico del país y crear un shock de confianza que permita reflotar inversiones.

El pesimismo que el establishment local muestra sobre el futuro quedó plasmado en un reciente informe difundido por la Unión Industrial Argentina (UIA).

En ese documento, 500 referentes de industrias de todo el país anticiparon un panorama que seguirá siendo afectado por la crisis económica y las regulaciones para importar como consecuencia de las cuestiones cambiarias.

Los empresarios advierten que se mantendrá alto el nivel de incertidumbre y que esperan un escenario más complejo para la producción, afectada por las crecientes dificultades en el acceso a divisas que encarecen y limitan el abastecimiento de insumos claves para la actividad industrial.

Estas preocupaciones fueron planteadas por los hombres de la UIA al Ministro de Economía durante el almuerzo organizado en la sede de la central fabril este jueves 22 de septiembre, una semana después de que Massa arribara de su gira por Estados Unidos con la intención de articular una agenda de poder que le permita fortalecer su plan de estabilización económica.

Massa, en reunión con los industriales

El Ministro de Economía llegó al encuentro acompañado por el secretario de Industria, José de Mendiguren, un viejo conocido de la UIA y ex integrante de una de las listas que habitualmente se reparten el poder de la mayor organización industrial de la Argentina.

La industria, ante el temor de la falta de insumos importados.

La industria, ante el temor de un freno por la falta de insumos importados.

La reunión causó algo de sorpresa en algunos sectores ya que la intención inicial de Massa al asumir su nuevo cargo fue la de convocar a un encuentro conjunto del Gobierno, la UIA y la CGT.

Un llamado que empresarios y sindicalistas aguardaron en vano y que hasta ahora no se concretó a pesar de que había sido anticipada por el ex titular de la Cámara de Diputados para analizar, entre otros temas, el futuro de las paritarias, un congelamiento general de precios y hasta el otorgamiento de un bono especial a todos los trabajadores.

Ninguna de esas posibilidades se plasmó en realidades aunque fueron también parte de las conversaciones que Massa mantuvo, almuerzo mediante, este mediodía con el comité ejecutivo de la UIA.

La reunión tuvo una arista protocolar ya que los dirigentes de la UIA aprovecharon para reforzar la invitación a Massa para que participe de la 28° Conferencia Industrial que se llevará a cabo el próximo 10 de noviembre bajo el lema «Producir transforma», en el complejo Golden Center de Parque Norte.

Además del Ministro de Economía, dentro de los disertantes invitados se destacan el presidente, Alberto Fernández y el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, entre otros.

Seguramente ese día los industriales repetirán la mirada que tienen sobre el plan que viene llevando a cabo del Gobierno a través de las medidas aplicadas por Massa.

Un tema clave es la falta de dólares para la importación de insumos

Objetivos de los industriales en el encuentro con Massa

Como lo hicieron durante este almuerzo, cuando mostraron su apoyo a las gestiones del funcionario ante las autoridades de la Casa Blanca, del Fondo Monetario Internacional (FMI) y de empresas multinacionales.

Pero a la vez insistieron en la necesidad de que se encaren políticas urgentes que permitan desarmar el actual contexto de elevada volatilidad macroeconómica, con una preocupante brecha cambiaria que sigue generando dolores de cabeza entre los industriales que se mantienen expectantes sobre su evolución futura.

El objetivo de la entidad es terminar con la inestabilidad del ciclo económico; la falta de previsibilidad de la demanda; la alta brecha cambiaria; la elevada inflación e inestabilidad de precios relativos así como con la incertidumbre sobre rentabilidad futura y las limitaciones al acceso a divisas.

«La idea es que podamos articular una visión integral de problemáticas del comercio exterior y los casos más críticos que recabamos», sostuvo uno de los empresarios que estuvo presente en el almuerzo del que también participaron varios integrantes del comité ejecutivo de la UIA como Luis Betnaza (Techint); Adrián Kaufmann Brea (Arcor); Miguel Acevedo (Aceitera General Deheza), entre otros.

Los industriales pretenden encontrar soluciones para que el sector cuente con insumos, repuestos y maquinarias y para que, de esta manera, no se corten los procesos productivos ya que Argentina necesita que todas las industrias continúen produciendo, invirtiendo y exportando.

Advierten que el impacto de la falta de divisas sobre el tejido productivo impide a la vez potenciar las exportaciones con valor agregado y aseguran que este escenario negativo se agrava con un contexto de inflación descontrolada.

El dólar soja todavía no alcanza para que las arcas del Central vuelvan al equilibrio deseado

El mayor obstáculo que ven en la economía

Pero también saben de la necesidad del Gobierno de acumular reservas, un proceso que generó algunos datos positivos con la implementación del dólar soja pero que todavía no alcanza para que las arcas del Banco Central vuelvan al equilibrio deseado.

Les preocupa que la caída de la actividad industrial, que fue del 1,2% en la última medición, se sostenga y hasta se profundice para llegar a fin de año con un escenario otra vez desalentador.

Datos que contrastan con los que el propio Massa les presentó a los industriales y que se encuentran resumidos en el Informe de Panorama Productivo de la Secretaría de Industria de la Nación, que muestra una suba de 4,8% interanual y un del 11,1% en la actividad industrial en agosto respecto al mismo mes de 2019.

A pesar de estas cifras, el funcionario debió escuchar los reclamos industriales, en especial para que se tomen medidas que destraben la falta de dólares para financiar importaciones de equipos e insumos necesarios para seguir produciendo.

Se trata del principal obstáculo que separa las visiones del mundo industrial y la del Gobierno y el Banco Central que insisten en sostener una batería de cepos contra la divisa norteamericana.

Medidas que vienen causando graves problemas para sostener los bajos niveles de producción. De hecho, en la última encuesta de la UIA se evidenció que el 74% de las empresas consultadas tuvo problemas para abastecerse de insumos del exterior mientras que otro 70% admitió dificultades para pagar los pocos productos o insumos que lograron traspasar las fronteras.

Los industriales pretenden encontrar soluciones para que el sector cuente con insumos, repuestos y maquinarias

Asimismo, el 32% frenó parte de sus operaciones, mientras que otro 46% considera probable tener que hacerlo en el futuro cercano.

También el movimiento del dólar impacta en el humor de los industriales. La misma encuesta reveló que sólo un 31% de los encuestados incrementó la producción, índice que se ubicó por debajo de los valores del relevamiento previo (32,8% en abril) y del observado en esta misma época del año pasado (33,3% en julio de 2021).

Massa recibió un ejemplar del «Libro Blanco»

Una de las variantes que los hombres de la UIA pusieron sobre la mesa del almuerzo con Massa fue la de declarar esencial la actividad de los puertos de Buenos Aires y Dock Sud.

El pedido fue aceptado por las autoridades del Ministerio de Trabajo, lo cual habría logrado solucionar un problema que afectaba la producción de bienes (industriales, alimenticios y farmacológicos), el comercio exterior y el abastecimiento a todas las regiones del país.

Es que la medida podría servir para reducir las demoras que viene sufriendo la actividad industrial para la carga y descarga de contenedores y terminar con el conflicto gremial con paro y bloqueo de acceso de camiones en la terminal.

De hecho, Daniel Funes de Rioja, presidente de la UIA, le advirtió a Massa que por esta medida gremial había 6.000 contenedores con insumos críticos demorados en el puerto en la terminal de EXOLGAN.

Massa durante su gira por Estados Unidos

La situación profundiza los problemas que ya arrastra la operatoria de comercio exterior para las empresas que tienen compromisos de ventas y plazos acordados con clientes del exterior. Es decir, se afecta el cumplimiento de contratos internacionales y el ingreso de divisas por exportaciones.

En este sentido, para los industriales, es necesario que las autoridades cumplan con la promesa de habrá un mayor cupo de dólares disponibles para atender las necesidades del sector, especialmente las importaciones de insumos.

El reclamo forma parte de las propuestas que la UIA le viene acercando a los funcionarios del Gobierno para lograr un desarrollo productivo sustentable en el tiempo y que se encuentran resumidas en el llamado «Libro Blanco».

Massa también recibió un ejemplar de esa publicación que resume el aporte que el sector industrial quiere debatir con las autoridades nacionales.

Un trabajo que se organiza en torno a tres ejes productivos transversales:

1) Iniciativas parlamentarias: incentivos a la inversión industrial; nuevas realidades laborales; desarrollo pyme y dinamismo empresarial; promoción de exportaciones.

2) Desarrollo federal: cambio paradigmático para impulsar las economías regionales (NOA, NEA, Cuyo, Centro y Patagonia) desde la infraestructura, el transporte y la agenda fiscal.

Te puede interesar

3) Productividad y competitividad: más de 100 medidas trabajadas por todos los departamentos técnicos UIA.