A diez días de las elecciones primarias, el ministro de Economía, Martín Guzmán, manifestó públicamente su preocupación con la política monetaria. Fue el miércoles por la noche durante un acto frente a empresarios en la ciudad de Córdoba, donde reconoció que el stock de la deuda del Banco Central es «disfuncional».

«Hay que seguir reordenando el funcionamiento del sistema financiero. Hoy tenemos una situación en la cual el stock de Leliqs más pases pasa los 4 billones de pesos. Esa situación es disfuncional para el sistema económico, porque lo que necesitamos es un sistema financiero que canalice el ahorro en inversión», dijo Guzmán sobre un escenario en el Hotel Quórum.

El Banco Central pagó en los primeros ocho meses del año $ 796.802 millones de intereses de Leliqs y pases, un 91% más que en igual período del año pasado. Y desde el inició de la gestión actual, el stock de esa deuda aumentó 270% al pasar de $ 1,1 billones a $ 4,1 billones en la actualidad. Clarín así lo contó el miércoles. 

En ese marco, el ministro dijo ante los ejecutivos cordobeses que «es importante que los depósitos que llegan a los bancos se canalicen a la inversión» y aseguró que los bonos del Tesoro son confiables, pese a que en agosto la Secretaría de Finanzas no logró colocar un monto de deuda suficiente para cubrir vencimientos por $ 320.000 millones. 

«Hoy, en la Argentina, la deuda del Tesoro en pesos es un activo seguro. No hay ninguna posibilidad de que haya un evento disruptivo en la moneda que nuestro país emite como debería ser en cualquier país del mundo. Esto es política de gobierno y debería ser política de Estado», afirmó el funcionario acompañado de filminas sobre una pantalla gigante.

Las Leliq y los Pase son utilizados por el Banco Central para captar los pesos que emite la propia entidad para asistir al Tesoro. Pero las dificultades para colocar deuda en las licitaciones en pesos llevaron a acelerar la asistencia monetaria y en el año ya sumó $ 710.000 millones.

En medio del debate sobre el endeudamiento, el titular de Hacienda defendió su estrategia de tomar deuda en pesos, que incluye títulos ajustados a la inflación y al dólar. «Si lo que se hace es criticar el endeudamiento en pesos por la asistencia del BCRA, que buscamos ir reduciendo año tras año, lo que se está diciendo es que tendría que haber un ajuste del gasto«, explicó.

En cuanto a la inflación, dijo que la tasa de agosto va a ser más baja que la de julio y por primera vez en el año va a estar «por debajo del 3%». El IPC de julio arrojó un 3%, mientras que la medición interanual llegó al 51,8%. Ahora, las consultoras estiman que el índice de precios al consumidor estará entre 2,7 y 2,8% en agosto.

«Es un objetivo central del Gobierno que crezca el salario real y se van a utilizar todos los instrumentos para lograr que el salario le gane a la inflación en la medida establecida en la Ley de Presupuesto 2021», ratificó Guzmán desde la capital cordobesa, donde recordó las medidas que adoptó el gobierno durante la pandemia para asistir a las empresas.