A pesar de que el BCRA tiene saldo positivo por la liquidación de divisas, las reservas bajan por los compromisos contraídos por el gobierno.

Desde el martes, cayeron de u$s 38.331 millones a u$s 36.139 millones.

Las reservas brutas del Banco Central cortaron el miércoles una racha de once ruedas moviéndose al alza, al registrar una baja de u$s 738 millones. Este jueves cayeron otros u$s 1.400 millones.

Un día antes de la puesta en marcha del dólar soja, las reservas habían había tocado un piso de u$s 36.577 millones, su menor nivel en 5 años y casi 11 meses (para dar con un monto menor hay que remontarse al 14 de octubre de 2016), lo que llevó al Gobierno a apurar, durante el fin de semana previo, el lanzamiento del programa de incentivo a las exportaciones sojeras.

Es decir, se trata de un proceso de recuperación, que se apoyó en la urgente y necesaria reconstitución de las reservas propias.

Las reservas netas son las únicas que le garantizan a la entidad un poder de intervención sobre el mercado y le abrirían la chance de hacer un mejor manejo de las expectativas.

Las compras del BCRA le permitieron al país cubrir el desfase que hay entre pagos y reembolsos en el programa de refinanciación con el FMI.

De hecho, la baja se verá revertida en unos días, cuando arribe un desembolso del organismo por unos u$s 3.900 millones.