José Siaba Serrate

La Fed apretará más, y por más tiempo. Lo sentenció Jay Powell en Jackson Hole. Pasó una semana, y el gran jefe repitió el mensaje como un calco en el Instituto Cato. La lucha contra la inflación -la tarea de bajarla hasta la meta de 2% anual- es la prioridad. Loretta Mester, quien maneja la Fed de Cleveland, fue otra voz oficial que reiteró la retórica. Para el año próximo, o antes, la tasa corta se empinará por encima de 4%; y permanecerá elevada por largo tiempo. No habrá recortes en 2023, dijo la funcionaria. Wall Street creía que sí y creía en un rally de anticipación. Tuvo que cancelar ambas convicciones, y alinearse. La inflación no llegará a 2% antes de 2024, aseguró Mester. No es negocio pelearse con la Fed. Y tampoco abortar un avance vertiginoso en pleno mercado bajista, pero no hubo más remedio.