José Siaba Serrate

La inflación dio cero en julio y se esperaba en agosto la confirmación de su estado de gracia. Se sabe, nada más errado. Los precios de la energía cayeron deprisa pero la inflación subyacente se aceleró. Nadie preveía un salto mensual de 0,6% en la inflación núcleo ni de 0,7% en la mediana de los precios al consumidor. Y se repitieron en agosto y septiembre. ¿Qué se aguardaba de octubre? Otro contratiempo. No fue así. La inflación, por fin, acusó recibo de la tenacidad de la política monetaria. El momento es oportunísimo. Las expectativas del consumidor crecieron una décima el mes pasado, a 5,1% a un año y a 3% a tres años. La arquitectura de las criptomonedas implosiona. Softbank, la ballena del Nasdaq, volvió a escorarse. Un fondo de hipotecas que opera en Canadá y EE.UU. suspende los retiros de sus inversores. No importará tanto después del ansiolítico.