Afectada por la baja demanda, la producción industrial de Brasil sufrió una caída del 1,3% mensual en julio, según informó el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE). Los números fueron peores de lo esperado, ya que el mercado que había proyectado una caída del 0,5%.