Indicaron que los alimentos y bebidas crecieron 7,5 por ciento, resaltando particularmente el alza en frutas y verduras.

Con respecto al dato anual señalaron que «la variación de doce meses trepó a 75,9 por ciento, ritmo comparable al de enero de 1992». EcoGo, por su parte, también prevé una inflación del 6,7 por ciento mensual.

Desde la consultora LCG, en tanto, estiman que el alza de precios de agosto alcanzará el 6,5 por ciento y advirtieron por el desempeño alcista de los alimentos, marcando que «está aumentando a un ritmo de 2% por semana, por lo que dificulta encontrar señales de desaceleración».

Analytica, por su parte, proyectó una suba del IPC del 6,4 por ciento, y desde Focus Market, la calculan en un 6,2%.

La Fundación Libertad y Progreso, en tanto, reflejó un avance del 6% mensual, «registrando la tercera mayor suba de toda la Administración Alberto Fernández» y precisaron que «de esta manera, en los primeros ocho meses de 2022, la inflación acumulada alcanza 55 por ciento, la más grande para los primeros ocho meses del año desde 1991».

Durante la semana pasada se conoció que la inflación de la Ciudad de Buenos Aires llegó al 6,2 por ciento en agosto y la variación acumulada se ubicó en el 53 por ciento anual, mientras que en los últimos 12 meses ya alcanzó el 74,6 por ciento.

El pasado viernes se dio a conocer el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) que realiza todos los meses el Banco Central y que arrojó una previsión del 6,5 por ciento para la suba de precios de agosto.

Las proyecciones para los siguientes meses marcaron que para septiembre esperan una inflación del 6 por ciento, para octubre del 5,7 por ciento, para noviembre del 5,5 por ciento y para diciembre del 5,8 por ciento.