Apegados a la idea de buscar una rebaja de impuestos en cada sector donde se pueda, legisladores de Juntos por el Cambio impulsan un nuevo proyecto en esa dirección que apunta en este caso a eximir del impuesto sobre los créditos y débitos bancarios, conocido como «impuesto al cheque», a los consorcios de propietarios.

El proyecto fue presentado en el Senado por el radical Pablo Daniel Blanco y, en rigor, busca empezar a generar exenciones del pago de ese impuesto a aquellos sectores que no tienen fines de lucro, por lo que además de los consorcios alcanza también a los Bomberos Voluntarios.

No obstante, los fundamentos de la iniciativa ponen el acento en los consorcios de propietarios no solo por tratarse de entidades que «no tienen como finalidad ganar dinero» sino por el impacto que este tributo tiene en el valor expensas, según abundó el senador.

Blanco evalúa que es necesario «aliviarle la carga fiscal a los consorcios» porque en el contexto de alta inflación que vive el país «los aumentos constantes de las expensas son un agobio» y muchos consorcios manejan los gastos mensuales con cuentas bancarias sobre las cuales rige el impuesto a los débitos y créditos.

Impuesto al cheque y consorcios: ¿una exención puede hacer bajar las expensas?

En diálogo con iProfesional, el senador fueguino -que tiene varios proyectos con propuestas de rebajas impositivas- afirmó que el impuesto a los créditos y débitos bancarios «pega en el precio de las expensas» que se pagan en los edificios y señaló que su iniciativa intenta ser «un pequeño paliativo» y lograr «que bajen las expensas, porque el tema del aumento que vienen registrando junto con el tema de los alquileres es preocupante«.

Según estimó Blanco, una exención a los consorcios del impuesto al cheque «debería impactar principalmente en las expensas ordinarias, que son las generales que se pagan, porque la carga impositiva suele ponerse ahí».

Eximir del impuesto al cheque a los consorcios podría aliviar los aumentos en las expensas, según Blanco

Además, el senador de Juntos por el Cambio subrayó que «los consorcios no son actividades con fines de lucro, al igual que los bomberos», por lo que «sería bueno que se los exima».

Sin embargo, Blanco no es tan optimista sobre el eventual avance de su propuesta en el Senado porque el contexto político en el que se maneja la Cámara hace que los proyecto presentados por la oposición queden congelados hasta «con mayor frecuencia de lo que ocurre en la Cámara de Diputados».

«En Diputados el oficialismo no tienen mayoría, necesitan de la oposición y tienen entonces que negociar el tratamiento de los proyecto. En cambio en el Senado alcanzan el quórum con aliados y a nosotros nos ignoran», criticó el senador. De todos modos, agregó: «Esperemos que esto sí salga y ahí se verá su aplicación».

De qué se trata el nuevo proyecto de ley

La iniciativa presentada por Blanco es acompañada por las firmas de los senadores radicales Daniel Kroneberger, María Belén Tapia, Víctor Zimmermann y Stella Maris Olalla y consiste en apenas dos artículo, dado que solo plantea una exención puntual.

El proyecto modifica la ley 25.413 (Ley de Competitividad) que creó el impuesto a sobre los créditos y débitos en cuentas bancarias, puntualmente en el artículo 2, que determina los pocos casos que están exentos de pagar este tributo hasta hoy, como es el caso de las cuentas donde se depositan sueldos y jubilaciones.

Allí propone agregar un inciso para «los créditos y débitos en cuentas bancarias correspondientes a los consorcios de propietarios» y otro para las cuentas de «las entidades mencionadas en los artículos 2°, 4°, 5° y 6° de la Ley 25.054 y sus modificatorias, que conforman el Sistema Nacional de Bomberos Voluntarios (SNBV)».

La oposición insiste principalmente en el Senado con proyectos que buscan rebajar impuestos para diversos sectores

Al justificar la iniciativa, Blanco remarcó que el impuesto al cheque «genera un gasto más al bolsillo de la gente y erosiona los insuficientes fondos con los que funcionan instituciones tan necesarias como los bomberos voluntarios de nuestro país».

Un «impuesto distorsivo»: los fundamentos del proyecto

Para el senador radical el impuesto a los créditos y débitos bancarios «hace más de 20 años que no debería existir». En los fundamentos de su proyecto hizo un repaso histórico del tributo desde su creación en 2001 y sus antecedentes y remarcó que «tenía la característica de ser un impuesto de emergencia».

«Como siempre sucede en nuestro país, cada vez, que se crea un tributo bajo este sistema, sus sucesivas prórrogas lo convierten en un impuesto de carácter permanente», subrayó el legislador fueguino.

En el proyecto Blanco puso de relieve que «en el caso de los consorcios de propietarios tranquilamente podrían estar en la informalidad, pero la mayoría por cuestiones practicas decide volcar sus ingresos y realizar sus pagos desde cuentas bancarias«.

«Los consorcios no tienen como finalidad ganar dinero, simplemente sirven como un nexo para pagar los gastos que son comunes a varios propietarios que viven en un edificio determinado , como son, la luz, el servicio de limpieza, etc», remarcó.

En ese sentido, afirmó que el impuesto al cheque en estos casos «es altamente distorsivo, castiga a quien tiene sus cuentas bancarias fiscalizadas y premia a quien está en la informalidad realizando pagos en efectivo».

Te puede interesar

Por otra parte, en la iniciativa el senador señaló que en el caso de los Bomberos Voluntarios, cuyo objetivo es «brindar un servicio a la comunidad y no generar ganancias», el impacto de este tributo «representa menor compra de equipos, reducción de cursos de capacitación, reemplazo de equipamiento averiado y/o obsoleto».