Dice haber recibido numerosas ofertas, pero nunca aceptó dejar el sector privado por la función pública. Desde Colonia, donde reside actualmente, Gustavo Grobocopatel, conocido como «el rey de la soja», sigue de cerca los problemas del campo y del país. En una entrevista con Bloomberg Línea, dijo que es necesario que el Gobierno «le saque el pie de la cabeza» al agro.

El empresario mantiene una participación minoritaria en Los Grobo, grupo que factura US$ 600 millones y cuya mayoría vendió al fondo Victoria Capital, y se desempeña como director de la división de negocios de consultoría internacional e innovación de la compañía, además de ser un referente en política agropecuaria.

Según Grobocopatel, «el sector tiene una presión y una complejidad que agregan las malas políticas públicas -que llevan muchos años- y que impiden que el sector pueda generar más producción, inclusión, trabajo y exportaciones». «Argentina debería estar exportando y produciendo por lo menos un 50% más del valor producto que se genera hoy», asegura.

Para el empresario, «daría la impresión de que la agenda de la política es de muy corto plazo; estamos concentrados en las elecciones que vienen y esa agenda es complicada porque la sociedad tiene una agenda y la política tiene una diferente».

Desde su punto de vista, «el sector político que mejor lea esta situación tendrá más éxito. Esto se agrega a que crece la marginalidad, la pobreza y que hay una agenda de corto plazo de atender esos problemas que es cada vez más importante».

Grobocopatel cree que se necesita «una reforma de todo el Estado, del sistema impositivo, educativo, de las leyes de trabajo; no para quitar derechos sino para fortalecerlos».

Pero asegura que esas reformas requieren de una coalición amplia. «No de una votación que se gane por uno o dos votos, sino el 70%, el 80% de los votos. En las dos coaliciones que están hay una especie de inmovilismo, una paridad que se necesita romper. El líder que logre eso, debería ser el nuevo presidente«, opina.

¿Ve a alguien con ese potencial?, le preguntaron desde Bloomberg Línea.

«En las dos coaliciones hay una cantidad importante de candidatos y líderes, que están de acuerdo con esto, pero hay que ver cómo se estructura».

Sobre la suba del precio de los commodities, Grobocopatel no cree que haya un «boom», sino «un aumento sostenido del precio de los alimentos, de base, desde hace más o menos quince años a esta parte, que tiene que ver con el aumento de la demanda de China. Ese aumento no es algo tranquilo o previsible, se da en un rango y con alta volatilidad, que está encausada por problemas climáticos, o el fortalecimiento o no de las monedas. En ese marco, a veces se generan exageraciones de precios hacia arriba, y creo que eso se va a sostener por los próximos 10 o 15 años. No estos ‘shocks’, pero sí el sostenimiento de los precios de base».

Para el ejecutivo, el problema es la cantidad. «Si no tenemos más cantidad no podemos aprovechar los precios. El tema está en cómo hacer para que crezca la producción. Y las políticas del Gobierno van en contra de eso«.

Según su opinión, el Gobierno tiene que ayudar a los sectores más desprotegidos y dejar los precios libres. A partir de esos precios, tiene que «recaudar más impuestos y, con esos impuestos subsidiar una parte de los alimentos de los sectores más pobres«, explicó.

NE