Junto con las tarjetas de crédito, son la forma más habitual de financiamiento de las familias. Pero, por una combinación de los efectos de la crisis económica y la pandemia, los préstamos personales casi no crecen en los últimos meses.

Según datos del Banco Central, hasta el viernes pasado, última cifra de agosto disponible, el stock de prestamos personales subía en promedio en agosto 3,09%, apenas por encima de la inflación que proyectan las consultoras privadas para el octavo mes del año.

En los bancos hay dispersión de tasas y plazos, ambos factores clave a la hora de elegir un préstamo nuevo. Por ejemplo, para un crédito que se pueda pagar en hasta 60 meses (en cinco años), la tasas van desde 74,5%, como en es el caso del Banco Nación, hasta el 110%, como les pide a sus clientes el Supervielle.

Recientemente, el Banco Provincia elaboró una lista de claves que se deben tener en cuenta antes de solicitar un préstamo personal, para elegir la opción que mejor se ajuste al bolsillo y a las necesidades de cada cliente. La entidad bonaerense remarcó la importancia del Costo Financiero Total del préstamo, que incluye además de la tasa comisiones, gastos, impuestos y otros productos vinculados.

Al mismo tiempo recomendó priorizar aquellos con tasa fija, por encima de los de tasa variable (ya sea en pesos o UVAS, es decir, atada a la inflación) para evitar sorpresas en las cuotas futuras.

Respecto a los plazos, contrariamente a los que algunas familias puedan considerar, si existe la opción de estirarlos, puede ser beneficiosa para el bolsillo. Desde la gerencia de Apoyo de Ventas de Banco Provincia explicaron que “puede ser un error pretender acortar el préstamo, porque la clave es definir el plazo no sólo en función de la cuota a pagar sino también luego de evaluar nuestra capacidad de pago y los gastos mensuales totales”.

En cambio, con el monto el consejo es no pedir más de lo que se necesita, pero sí tener en cuenta la opción de volver a solicitar otro préstamo una vez cancelado el primero. En el Banco Provincia aconsejaron: «no pedir más del dinero que se necesita, para no afrontar pago de intereses innecesarios».

Al mismo tiempo, una de las herramientas que puede servir a los que buscan este tipo de ayuda financiera es la comparación. La mayoría de las entidades ofrecen en sus páginas la posibilidad de simular un préstamo y así facilita el ejercicio de cotejar diferentes montos y plazos.

Como actualmente la mayoría de estos préstamos se solicita en forma digital, a través de las apps de los bancos o en sus plataformas de homebanking, el Banco Central recientemente les pidió a las entidades que identifiquen fehacientemente a  las personas que solicitan la acreditación de créditos pre aprobados a través de los canales electrónicos, para reforzar las normas de seguridad.

Por último, hay que tener en cuenta que si la persona usuaria de servicios financieros se apresuró a tomar la decisión y se siente arrepentida, tiene derecho a revocar la aceptación del producto dentro del plazo de 10 días hábiles contados a partir de la fecha de recibido el contrato o de la disponibilidad efectiva del mismo, lo que suceda último.

NE