El llamado dólar soja (que permitió liquidar las exportaciones de granos y derivados de la oleaginosa a $200) estuvo vigente durante septiembre y le permitió al Gobierno recaudar más de $430.000 millones en concepto de retenciones. Cuando finalizó, Massa indicó que la medida “superó altamente las expectativas, al alcanzar los u$s8.123 millones de ingresos para fortalecer nuestra reserva nacional y contribuir con el desarrollo sostenible del país”. “El éxito del programa, que marca un récord en la historia de las liquidaciones y exportaciones de la industria nacional, es el resultado del trabajo conjunto entre el Estado y toda la cadena de valor del sector agroindustrial argentino”, dijo el ministro en su momento.

La Secretaría de Agricultura precisó que el Programa de Compensación para Pequeños y Medianos Productores de Soja y Maíz, que se financiará con los fondos provenientes del Programa Incremento Exportador, busca acompañar el desarrollo y mejoramiento de las condiciones de este segmento productivo.

Massa destacó: “Estamos cumpliendo el compromiso de que el fondo recaudado por el programa de fomento a las exportaciones de soja vuelva al sector agrícola para generar un aumento de nuestra producción y de las exportaciones para el año que viene, pero además para proteger y beneficiar a los sectores que no pudieron participar del programa porque son los productores más chicos y los primeros que venden”.

Por su parte, el secretario de Agricultura, Juan José Bahillo, afirmó que “el fondo de lo recaudado por el Programa Incremento Exportador, vuelve al campo para beneficiar a los pequeños y medianos productores con un aporte que representa el 40% de la inversión que deberían realizar en semillas y fertilizantes, para acompañarlos a aumentar la siembra de la próxima campaña agrícola en un millón de hectáreas”.

La medida llega en momentos en que la dura sequía que atravesó la zona núcleo complicó las perspectivas para la campaña 2022/2023. Fundamentalmente la de trigo, aunque también la de maíz. El impacto climático amenaza con reducir considerablemente el ingreso de divisas en verano, pero el Gobierno confía en que recibirá las divisas necesarias (desde organismos multilaterales, el turismo receptivo y las exportaciones de otros sectores) para construir un puente hasta la cosecha gruesa. Con todo, en el campo ya plantean la necesidad de que se instrumente una nueva edición del dólar soja.

Beneficiarios

En este sentido, el beneficio a percibir por cada productor de soja y/o maíz será de hasta $6.500 por hectárea de soja declarada y de $20.000 por hectárea de maíz declarada. Además, el Programa podrá destinar hasta la suma de $15.000 millones a los beneficios establecidos, sujeta a disponibilidad presupuestaria del Servicio Administrativo Financiero.

De esta manera, establece que podrán ser beneficiarios todos aquellos productores de soja y/o maíz que estén inscriptos en el Sistema de Información Simplificado Agrícola (SISA), y hayan declarado en el SISA hasta el día 30 de septiembre de 2022 inclusive para la campaña 2021/2022 una superficie destinada a cultivo de soja de hasta 400 hectáreas, y/o una superficie destinada a cultivo de maíz de hasta 100 hectáreas.

Cabe señalar que los productores interesados en recibir el beneficio deberán tener presentado en estado “Confirmado” en el SISA la información correspondiente a su stock o existencias.

¿Cómo funcionará?

Para acceder al mismo, se requerirá solicitar expresamente el beneficio en el marco del Programa, autorizar a la AFIP a suministrar a la Autoridad de Aplicación la información correspondiente; indicar una Clave Bancaria Uniforme (CBU) a su nombre para que la autoridad de aplicación realice la transferencia bancaria del beneficio; informar un correo electrónico que funcionará como domicilio electrónico a los fines de las comunicaciones que eventualmente la Autoridad de Aplicación pueda requerir cursarle en el marco del Programa.

Este requisito deberá cumplimentarse dentro del plazo de 15 días hábiles administrativos de publicada la presente en el Boletín Oficial, debido a que, transcurrido el plazo establecido, la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca proporcionará a la AFIP el listado de productores solicitantes, y el organismo recaudador le brindará a Agricultura el listado e información correspondiente a cada uno de aquellos que cumplan con los requisitos establecidos.

De acuerdo a la información proporcionada por la AFIP, Agricultura aprobará la nómina de beneficiarios y determinará los beneficios correspondientes.