El funcionario hizo referencia a los comentarios de Luis Cubeddu, director adjunto del Departamento del Hemisferio Occidental; y Ashvin Ahuja, jefe de Misión para la Argentina, quienes forman parte del equipo del FMI en las revisiones con la Argentina.

“La prudente gestión macroeconómica y los esfuerzos para movilizar financiamiento externo están respaldando la estabilidad macroeconómica: se está restableciendo el orden fiscal, moderando la inflación, mejorando la balanza comercial y fortaleciendo la cobertura de reservas”, señalaron anoche al anunciar que llegaron a un acuerdo a nivel técnico con el equipo económico del país sobre la tercera revisión del programa del organismo.

La aprobación allana el camino para un desembolso de u$s6.000 millones.

“A pesar de los desafíos, consecuencia también de la guerra en Ucrania, se cumplieron todos las metas cuantitativas de desempeño hasta fines de septiembre de 2022, incluido el déficit fiscal primario debido a fuertes controles de gastos y acciones para mejorar la focalización de los subsidios y la asistencia social”, afirmaron los técnicos del Fondo.

También remarcaron que “las acciones del nuevo equipo económico están comenzando a dar sus frutos, la inflación se está moderando (aunque desde niveles altos) y la balanza comercial está mejorando, en gran parte debido a una desaceleración apropiada de la demanda interna y las importaciones”, destacaron los ejecutivos.

De Mendiguren se mostró de acuerdo con el diagnostico, y concluyó que “hay una gestión macroeconómica prudente y ordenamiento gradual en todas las variables”.