En julio, el índice de producción industrial manufacturero (IPI) tuvo una caída del 2,6% con relación al mes anterior, mientras que la actividad de la construcción mostró un crecimiento mensual del 2,1%, según detalló el Instituto Nacional de Estadística y Censos de la República Argentina (INDEC).

La comparación interanual con julio de 2020, cuando regían las restricciones de la primera cuarentena, muestra un crecimiento interanual para ambas actividades: 13% y 19,8%, respectivamente.

El mes pasado, en coincidencia con haber dejado atrás las restricciones en mayo y el impulso oficial al consumo, el sector manufacturero había crecido un 10,5% mensual y la construcción, un 6,8%. En ambos casos, los indicadores habían sido negativos los dos meses previos.

El índice de producción industrial manufacturero (IPI) había registrado una suba de 19,1% respecto a igual mes de 2020 y se ubicó 8,5% por encima del nivel pre-Covid.

Por su parte, hace apenas unos días el ministro de Economía, Martín Guzmán, había destacado que los últimos datos de la economía reflejan «números importantes» como la inversión, que «creció interanualmente el 38,4% en términos reales, y el trimestral el 6,1%».

El funcionario nacional dijo que la recuperación del salario real «no solo es socialmente justo sino que es una condición necesaria para darle continuidad a la recuperación económica».

Respecto de la situación macroeconómica, dijo que «la gran restricción para sostener períodos de crecimiento en el país ha sido la falta de divisas».

«La inflación no es un fenómeno puramente monetario, pero sí que tiene un componente monetario», sostuvo y apuntó que en el contexto en el cual las divisas no han crecido y sí lo han hecho las deudas en moneda extranjera y por falta de crédito se requiere de financiamiento para sostener las políticas públicas, que luego «termina presionando también sobre el tipo de cambio y, de ese modo, sobre la inflación».

Sobre esto último resaltó que este año hubo en escena un factor adicional como lo es la inflación de commodities: «En contexto de pandemia, en el mundo bajó la demanda de servicios y aumentó la de alimentos».

«La inflación de alimentos que a nivel global superó el 30% interanual y eso tuvo un impacto en la Argentina», destacó.