Tras un año de severo derrumbe en 2020, la actividad de la construcción en julio creció 2,1% en forma mensual sin estacionalidad aunque se desaceleró respecto del mes anterior. De todas maneras, el sector, se ubicó, en los primeros siete meses del año 1,1% por encima del 2019, es decir previos a la pandemia.

En la comparación interanual, el indicador sintético de la actividad de la construcción (ISAC) que mide el INDEC aumentó 19,8%, registrando así la novena suba consecutiva. Entre enero y julio acumula un crecimiento de 53,3% interanual, superando también en 1,1% al período enero-julio de 2019, analizó el Ministerio de Economía.

En el mes crecieron en términos interanuales las ventas de 10 de los 13 insumos relevados. En este sentido, los datos del consumo aparente muestran, con relación a igual mes del año anterior, subas de 179,1% en asfalto; 135,9% en hormigón elaborado; 48,4% en mosaicos graníticos y calcáreos; 43,6% en el resto de los insumos (incluye grifería, tubos de acero sin costura y vidrio para construcción); 32,0% en yeso; 22,1% en hierro redondo y aceros para la construcción; 20,9% en cemento portland; 16,9% en artículos sanitarios de cerámica; 6,4% en placas de yeso; y 4,4% en ladrillos huecos.

Se observaron bajas de 13,9% en pisos y revestimientos cerámicos; 13,4% en cales; y 8,1% en pinturas, según el relevamiento del organismo estadístico.

Por su parte, si se analizan las variaciones del acumulado durante los siete meses del año en su conjunto en relación a igual período del año anterior, se observan subas de 134,1% en asfalto; 117,6% en hormigón elaborado; 75,2% en mosaicos graníticos y calcáreos; 62,9% en ladrillos huecos; 60,8% en artículos sanitarios de cerámica; 58,6% en hierro redondo y aceros para la construcción; 56,2% en yeso; 45,4% en pisos y revestimientos cerámicos; 40,0% en cemento portland; 38,2% en placas de yeso; 38,0% en el resto de los insumos (incluye grifería, tubos de acero sin costura y vidrio para construcción); 23,6% en pinturas para construcción; y 15,5% en cales.

Según la encuesta cualitativa de la construcción, para los próximos tres meses (agosto-octubre) el 32,1% de las empresas dedicadas a la construcción privada y el 49,3% de las empresas dedicadas a la obra pública cree que la actividad aumentará.

Estas expectativas de los empresarios son similares a las del informe anterior. Por otro lado, sólo el 14,3% de las empresas dedicadas a la construcción privada y el 15,1% de las empresas dedicadas a la obra pública esperan caída de la actividad los próximos tres meses (vs. 17,2% y 12,5% para el trimestre julio-septiembre respectivamente).

Acerca de las fuentes de trabajo que genera la construcción, los datos oficiales muestran que la variación interanual al mes de junio (presenta un retraso de un mes con respecto al índice de la construcción) fue de 16,8%, aumentando 1,6 puntos en forma intermensual.

«El hecho de que se trate de uno de los mercados laborales más flexibles provocó una caída importante durante la pandemia, pero a su vez es uno de los mercados de trabajo que estaría mostrando el mayor dinamismo. Incluso se trata de uno de los mercados de trabajo que más cercano está de los niveles prepandemia», analizó la consultora ACM.

Según explicaron sus analistas en un informe, «tanto la construcción como la industria van a consolidar su recuperación en los próximos meses», señaló la consultora.

Para incentivar la actividad, la Secretaría de Comercio renovó -recientemente- el programa de Precios Cuidados para la actividad en el que incluyó 89 productos de primeras marcas en 13 rubros de obra fina. Esta nueva etapa contiene una actualización trimestral de los precios del 6,5%, que se mantienen fijos hasta el mes de noviembre de este año, inclusive.