Luego de que se conociese que la empresa Molino Cañuelas se declaró en quiebra y entró en convocatoria de acreedores por una deuda de US$ 1.300 millones., el empresario alimenticio Ignacio Noel, titular de Comercial del Plata y de la subsidiaria Morixe, se despachó contra la conducción de su competidora, en especial contra Aldo Navilli, dueño de Molinos Cañuelas.

Desde su cuenta de Twitter, Noel repudió el accionar de su competidora en un duro hilo. «Lamentamos el perjuicio causado a bancos oficiales e internacionales y proveedores que con US$ 1.500 millones confiaron en una empresa argentina que les «defaulteo» al igual q Vicentin, esto afecta a las demás empresas alimenticias argentinas», afirmó Noel.

«Lamentamos tambien el perjuicio e incertidumbre que sufren los trabajadores de la empresa en un caso típico de “empresario rico, empresa pobre”. Un sistema económico que distribuye las perdidas empresarias a la sociedad y pero no las ganancias es inviable», remarcó el empresario.

Al mismo tiempo, Noel se refirió al rol de los bancos locales en el proceso de Molinos Cañuelas. «Lamentamos que los bancos oficiales deban perder más de US$ 300 millones mientras los empresarios se hicieron hasta una cancha de golf y habrían comprado( a titulo personal, no para la empresa) miles de hectáreas de campo», disparó el titular de Comercial del Plata.

Tras tres años de dificultades, Molino Cañuelas, que aún conserva un 25% de participación en la capacidad de procesamiento de trigo de la Argentina, presentó su concurso de acreedores. Noel quiso llevar calma con el hecho, que pese a la quiebra de su competidora, el abastecimiento de harina y sus derivados no está en juego en el país.

«Argentina produce 20 millones de toneladas de trigo. No puede faltar harina en Argentina«, remarcó el empresario y añadió: «Morixe esta a disposición del mercado para abastecer todo lo q se necesite con Calidad y Precio Accesible como lo viene haciendo desde 1901».

Los tuits de Noel apuntaron directamente contra la familia Navilli, que desde hace más de 90 años tiene negocios en el sector. «En la fallida salida a la Bolsa los accionistas de MOLCA vendían parte de sus acciones, o sea que retiraban capital que aportaban los que hubieran comprado acciones (esto está en el prospecto de emisión)», acusó Noel.

«Accionistas de Molino Cañuelas : Si tanto les preocupan los trabajadores y los acreedores como dicen en el comunicado de hoy, hagan un aporte de capital como hicimos los accionistas de Morixe (2 suscripciones en los últimos 3 años)», pidió Noel.

«Lamento la hipocresía generalizada en que vivimos por la que ninguna entidad empresaria va a salir a hablar de la seguridad jurídica o del derecho de propiedad de los que financiaron a MOLCA, esto le hace mucho mal al país y a la imagen de los empresarios«, reflexionó Noel.

«Ni tampoco dirán nada sobre la competencia desleal que implica tener q competir cumpliendo todas tus obligaciones frente a empresas que reciben US$ 1.500 millones y no los devuelven ni sus dueños aportan capital. ¡Cuando compres harina, comprale a empresas decentes!», finalizó el empresario.