El dólar subió frente a todas las divisas importantes este año, impulsado por las grandes alzas de tasas destinadas a frenar el aumento de los precios, pero los recientes datos de inflación, más fríos de lo esperado, han llevado a los inversores a frenar las apuestas sobre futuros incrementos. Las minutas de la Fed abonaron esa idea al sugerir que los próximos incrementos serán más pequeños.