El sector agroexportador ingresó más de 3.049 millones de dólares en agosto, una marca histórica para dicho mes, según datos de la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA) y el Centro de Exportadores de Cereales (CEC).

Esta suma mensual refleja una baja del 13 % con respecto al precedente mes de julio pero un incremento del 75% en relación con el mismo mes de agosto del año anterior.

Así, el ingreso de divisas acumulado de la agroexportación en los primeros ocho meses del año alcanzó los U$S 23.229 millones, un incremento del 74 % con respecto al mismo período del año pasado, siendo un récord absoluto. 

Este récord se da pese a que las producciones tanto de soja como de maíz (los dos principales cultivos) cayeron por la sequía que atravesó el país entre noviembre-febrero. Según datos de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, la cosecha de maíz finalizó con una producción de 50,5 millones de toneladas, lo que significó una caída de un millón de toneladas respecto al ciclo 2020/21. Mientras que la baja más marcada se dio en la soja, con 43,5 millones de toneladas, casi 5 millones de toneladas menos que el ciclo previo.

Pero la suba de los precios internacionales que se dio en ambos cultivos entre octubre de 2020 y junio de 2021 compensó las pérdidas productivas. En 12 de mayo la soja marcó el pico superando los 600 dólares, la cifra más alta en 9 años, pero luego fue cayendo hasta cotizar a los 480 dólares actuales.

El maíz también tuvo su pico máximo en los primeros días de mayo superando la marca de los 300 dólares, el precio más alto desde los últimos 8 años. Hoy, el valor descendió a los 210 dólares.

«Esos resultados se alcanzaron por los significativos esfuerzos logísticos a los que obligó la histórica baja del río Paraná. No obstante, los precios internacionales de los commodities resultaron un atractivo que le dieron fluidez a las ventas de los productores», indicaron desde Ciara.