Para 2023, las proyecciones en la inflación no son para nada positivas:

Algunas consultoras también se mostraron pesimistas trasladando los tres dígitos a 2024: este es el caso de Econviews con 133%, KIEL Institute 120%, BBVA 116% y OJF 100%.

El informe recordó que “la inflación se situó en septiembre en el 83% respecto de un año antes, frente al 78,5% de agosto. El resultado de septiembre marcó la tasa de inflación más alta desde que se iniciaron los registros actuales”.

Qué sucederá con el dólar

En cuanto al dólar oficial mayorista, el consenso espera para el cierre del próximo año de $318 (frente a $269 calculado por el Gobierno), pero escala a $431 para los economistas de BancTrust, seguido por Empiria $417, Quantum $381 y LCG $379.

2024:

Crecimiento

El informe destaca que “el ritmo de crecimiento económico se desacelerará notablemente en 2023″. De hecho, los economistas prevén que la economía no crecerá el año próximo (0,1%), mientras que el Gobierno apostó a un cauteloso 2%. Para 2024, los consultores prevén una suba del 1,3 por ciento, apenas por arriba de la tasa de crecimiento vegetativo de la población argentina que midió el último Censo del Indec.

“Es probable que el impulso se enfríe en el tercer trimestre después de que el crecimiento del PIB se acelerara en el segundo trimestre, impulsado por un aumento más rápido de la inversión pública y las exportaciones”.

“El crecimiento interanual de la actividad económica y de la producción industrial fue menor, en promedio, en julio-agosto que en el segundo trimestre”.

Además, el aumento “de las tasas de interés y de la inflación, unido a la baja de la confianza de los consumidores, habrá afectado al consumo privado”. De cara al trimestre en curso, “la caída de la confianza de los consumidores en octubre es un mal presagio para el gasto”.