Para la segunda convocatoria del mes el Palacio de Hacienda redujo a cuatro títulos el menú de instrumentos respecto de los siete que había presentado en el primero de los llamados. También estará acotado solo a las letras a tasa fija (Ledes) que forman parte del programa de Creadores de Mercado y habrá un bono destinado únicamente a importadores. No aparecen propuestas exclusivas para Fondos Comunes de Inversión (FCI), como las Lelites, ni títulos indexados a la inflación.

Con foco en los bancos y otros inversores institucionales se pone sobre la mesa una Letra a Descueto (Lede) al 28 de abril por $40.000 millones a valores nominales (S28A3), una Lede al 31 de mayo (S31Y3) por $20.000 millones y una Lede al 30 de junio (S30J3) por $10.000 millones. Es decir que con ellas saldrá a buscar $70.000 millones, monto que igualmente es ampliable.

En el primer llamado el Gobierno tuvo que aceptar niveles de tasas efectivas del 113% anual. Las letras a descuento parecen ofrecer mejores rendimientos que las letras ajustadas por inflación (CER), en tanto el IPC no supere el 6% mensual, sugieren algunos analistas. Por otro lado, la letra vinculada al dólar, al 28 de abril, también tuvo muy buena aceptación en el llamado anterior, pero en esta oportunidad no forma parte del menú.

En principio, con la colocación que realizó la semana pasada Economía logró que los inversores le presten $86.124 millones de más por sobre lo que necesitaba para atender vencimientos.

A eso se debe sumar que cerró diciembre con un financiamiento neto de otros $700.000 millones, fondos que tanto le sirven para atender el déficit fiscal primario del mes como para responder ante el mercado en caso de que este decidiera no renovarle la confianza.

Es por ello, que ahora los inversores esperan que el Palacio de Hacienda intente ampliar la captación de pesos. Además, se trataría de descomprimir la demanda sobre los dólares financieros, lo que preocupa al equipo de Sergio Massa, quien la semana pasada salió a anunciar de manera sorpresiva una recompra de bonos en dólares con jurisdicción extranjera.

GMA Capital plantea en su reporte semanal que “en la última licitación de títulos en pesos, el Tesoro convalidó un incremento en la tasa de interés de las Ledes, el instrumento que mayor apetito despertó en la subasta”.

“Para conseguir financiamiento extra por $64.000 millones, la letra a abril cortó con una TEA de 111,3% y la de mayo 112,7%, tasas que implicaron alzas de 120 y 257 puntos básicos respectivamente”, indicó la consultora.

El informe privado señala que “esta recalibración del entorno de tasas o de recompensa al peso busca no solo asegurar financiamiento neto sino, además, descomprimir la presión cambiaria”.