Las elecciones están a la vuelta de la esquina. El Gobierno dice que este año la economía crecerá al 8%. Sin embargo, hay sectores enteros que aún no se reponen de la caída del año pasado, mientras que otros están creciendo a tasas de dos dígitos.

Esta disparidad, según la consultora PwC, implica que la recuperación no está consolidada y menos aún se puede ver como un cambio de tendencia de mediano plazo. «Lo que vienen mostrando los datos es que dicha recuperación carece de la potencia necesaria para generar empleo, el cual continúa deteriorándose», aseguran los especialistas.

Hay seis rubros cuya actividad mejoró con fuerza en el primer semestre del año frente a 2020. De ellos, tres (industria, comercio y construcción) sumados representan un tercio del PIB y comprenden alrededor del 44% de los asalariados registrados del sector privado. Los otros tres son pesca, servicios personales e inmobiliarias y alquileres.

Fuente: PwC

Fuente: PwC

Aquí un repaso de cómo se encuentra cada sector, sobre la base del trabajo de la consultora:

Construcción

Construcción es el rubro que más avanzó en la primera mitad del año. Cuando arrancó la cuarentena, el 20 de marzo del año pasado, venía de enfrentar 19 meses de caída interanual consecutiva.

La baja interanual continuó hasta octubre de 2020, cuando la tendencia se revirtió. En junio 2021 ya se habían alcanzado los niveles prepandemia y el nivel de actividad era comparable con el de 2019, que de todos modos, era un año recesivo.

PwC destaca que el repunte del sector se vio influenciado por el contexto cambiario. El endurecimiento del cepo hizo subir la brecha cambiaria y volvió el costo de la construcción en dólares relativamente barato.

Las remodelaciones en los hogares fueron lo primero que se reactivó tras el inicio de la pandemia.

Las remodelaciones en los hogares fueron lo primero que se reactivó tras el inicio de la pandemia.

«Así, lo que primero reactivó fueron los arreglos domésticos, hecho del que da cuenta la rápida recuperación sobre el mes de junio de la demanda de insumos como pinturas para la construcción, placas de yeso y pisos y revestimientos cerámicos», cuentan.

Recién en enero de 2021 los permisos de edificación comenzaron a incrementarse. El mismo camino sigue el empleo del sector: viene recuperándose pero aún en mayo pasado se encontraba por debajo del promedio del primer trimestre de 2020.

Industria

La actividad industrial cayó 21,1% en el segundo trimestre del año pasado y 5,2% en el tercero. Recién en 2021 empezó a levantarse y alcanzó en enero los niveles de 2018 (año también recesivo).

La utilización de la capacidad instalada, luego del piso del 42% en abril de 2020 (el menor valor de la serie que inicia en 2016), comenzó a recuperarse y, en junio 2021, alcanzaba niveles de octubre de 2018.

El empleo dejó de caer en noviembre del año pasado y en mayo se encontraba en los niveles de julio 2019, aunque aún está por debajo de 2018.

Hacia adentro del sector se destaca el crecimiento de las ramas vinculadas a la construcción, como productos minerales no metálicos, con incidencia en los productos de arcilla y cerámica no refractaria, y en los artículos de cemento y de yeso (+61% enero-junio 2021 vs 2020); industrias metálicas básicas (+52% enero-junio 2021 vs 2020) que incluye la siderurgia, así como producción de aluminio y otros metales no ferrosos.

También el sector de vehículos automotores, carrocerías, remolques y autopartes tuvo un rebote importante, al avanzar un 94% interanual en los primeros 6 meses del año, luego de haber sido uno de los que mostró mayor descenso en el mismo período de 2020 (-44%).

Entre los rubros que más pesan en la industria se encuentran alimentos y bebidas, y sustancias y productos químicos. Ambos mostraron crecimiento de un solo dígito (5% y 9% respectivamente en los primeros seis meses del año).

En estos casos, la base de comparación no es tan baja como en otros sectores: el primero mostró crecimiento durante el mismo período del 2020 (+1%) y el segundo fue el sector con menor caída de la industria (-3%). Es que ambas actividades fueron consideradas esenciales en la cuarentena y pudieron seguir operando.

Pese a esto último, de acuerdo con la información del Ministerio de Trabajo, ambos sectores vieron perder puestos de trabajo durante 2020, explicando alimentos y bebidas el 7% y sustancias y productos químicos el 2% de lo perdido en la industria en su conjunto.

Comercio

El otro sector que muestra crecimiento de dos dígitos en el período enero-junio y tiene un peso relevante en el producto y el empleo es comercio mayorista, minorista y reparaciones.

Su recuperación viene luego de haber caído 12% durante 2020. Sin embargo, cuando se evalúa el desempeño del sector para el período enero-mayo, en los últimos 5 años se aprecia que, excepto las ventas mayorista, que han logrado alcanzar los niveles de 2019, tanto las ventas de supermercados como las de los centros de compras relevados por el INDEC en términos reales solo mejoran respecto del año pasado; pero aún están lejos de los registros de los tres años previos.

El comercio es uno de los tres sectores que crece de a dos dígitos. Foto: Marcelo Rolland / Los Andes

El comercio es uno de los tres sectores que crece de a dos dígitos. Foto: Marcelo Rolland / Los Andes

Para el caso del empleo en el sector, durante el período considerado ha continuado a la baja, tendencia que ya se había iniciado en 2019 y la pandemia aceleró.

Inmobiliarias y servicios de alquiler

De los otros tres sectores que mostraron una variación positiva de dos dígitos en el primer semestre, solo actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler creció respecto de 2019, mostrando un avance del 1%.

Hoteles y restaurantes

En el otro extremo se encuentra hoteles y restaurantes, que luego de haber sido el sector de la economía de mayor caída en los primeros seis meses de 2020 (-40,2%), continuó cayendo en los mismos meses de 2021 (-14,2%).

El rubro fue el que enfrentó mayores restricciones y fue afectado por la caída del turismo.

Los niveles de pernoctaciones y viajeros hospedados se encuentran en los mínimos de la serie. En términos de empleo, el año pasado en promedio se perdieron algo más de 29.000 puestos de trabajo y a mayo de este año respecto de diciembre pasado se llevan perdidos otros 16.000 empleos asalariados.

NE