“Los productores no están pasando un mal momento, sólo puede ser que estén ganando un poco menos porque los precios se están acomodando internamente”. Así respondió el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, cuando lo consultaron por el impacto del cepo a la carne.

Lo dijo tras la reunión del gabinete económico de Alberto Fernández y si bien aceptó que «puede ser que los productores agropecuarios estén ganando un poco menos», restringió el impacto de la medida que limita la exportación y lo explicó con un acomodamiento de precios interno.

Moroni fue más allá y rechazó el concepto de «cepo» hacia las exportaciones de carne. En declaraciones por Radio Nacional explicó que las cifras comerciales están «por encima del promedio histórico». En ese sentido, aunque admitió que «son más bajas que el año pasado».

«El Gobierno quiere proteger dos cosas: una industria para que exporte y los precios del mercado interno», agregó.

En ese sentido, Moroni negó que esté cerrado el mercado externo y reiteró que si las ganancias son inferiores, es producto también de la «crisis» por la que atraviesa el país.

«El mercado local se está acomodando y cuando veamos que está plenamente estabilizado serán abiertas las exportaciones en su totalidad. Igual, insisto, no están cerradas las ventas externas, están por encima de los promedios históricos», remarcó.

Estas declaraciones se dan un día después de la prórroga hasta el 31 de octubre de la norma que establece los cambios en el comercio exterior de la carne.

Así, las exportaciones cárnicas continuarán restringidas al 50% de lo que se exportó entre junio y diciembre de 2020, exceptuando las cuotas Hilton, 481 y norteamericana, a lo que se sumó un cupo de 3.500 toneladas de carne kosher a Israel.

Mientras que se mantiene cerrada la exportación de siete cortes populares (vacío, paleta, cuadrada, matambre, asado de costilla, falda y tapa de asado) hasta el 31 de diciembre, como había marcado el decreto 408/2021.

«Que, si bien la solución estructural a la tensión entre mercado externo y mercado interno se vincula con medidas que permitan aumentar la producción, en el corto plazo la herramienta de limitar las ventas al exterior es indispensable para garantizar el acceso de las y los argentinos a la carne vacuna frente al fuerte aumento de los precios a las y los consumidores», se fundamentó en la normativa publicada en el Boletín Oficial.

La Mesa de Enlace para la comercialización

Ante esta situación, la Mesa de Enlace que nuclea a las organizaciones del campo confirmó que hará un paro con cese de comercialización.

Así lo afirmaron en una conferencia de prensa realizada por los presidentes de la Sociedad Rural, Nicolás Pino; de Coninagro, Elbio Laucirica; de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Jorge Chemes, y de Federación Agraria, Carlos Achetoni, en la sede de la Sociedad Rural de Santa Fe este martes.

«No vamos a mantenernos en una postura tan negociadora o pasiva, sino que pasamos a una etapa más activa. Queremos mostrar el descontento que tiene el sector. Esto será a través de un cese de comercialización, y además vamos a tener asambleas y manifestaciones», indicó entonces Chemes.

Por su parte, Pino criticó al Presidente ya que según el dirigente les había prometido que liberaría el cepo una vez que se estabilizase el precio de la carne en los mostradores. «Fuimos respetuosos de la promesa de Alberto Fernández pero la palabra no tuvo efecto porque el precio se estabilizó en todo el país pero no liberó las exportaciones», se quejó el dirigente rural.

DS