La importación de prendas de vestir cayó un 24,2% en dólares (US$ 120,1 millones) y un 26,2% en kilos (6.092 toneladas), durante enero-julio con respecto al mismo período del año pasado, y se prevé que en los próximos meses se mantenga esa tendencia.