En el caso de la canasta ganadera, el comportamiento de los precios en los 5 productos y subproductos que la integran resultó, en promedio el siguiente: los precios de la leche, los huevos, el pollo, la carne de novillo y la de cerdo, se multiplicaron por 2,8 veces desde que salieron del campo hasta que llegaron a la góndola.

Considerando el IPOD general, “por los 24 agroalimentos de la canasta, 19 de origen frutihortícola y 5 ganaderos, el consumidor pagó 3,6 veces más de lo que cobró el productor por segundo mes consecutivo”, señalaron desde CAME.

Al respecto, los cinco agroalimentos que registraron una mayor brecha resultaron ser el limón (+17,1), zapallito (+15,7), zanahoria (+10,6), manzana roja (+9,3) y naranja (+7,4).

De acuerdo al reporte de la entidad, los productores de los agroalimentos con mayores brechas entre campo y góndola coincidieron en “la falta de precios de referencia, provocada por la inestabilidad de la macroeconomía y su impacto en el precio de los principales insumos que utiliza la producción agropecuaria”. Asimismo, en el caso de los cítricos, la brecha fue adjudicada a “las alteraciones ocasionadas por la guerra en Ucrania”.