El informe del OTI señaló que los beneficios a empresas en el marco de la Ley de Economía del Conocimiento fueron de $42.088.815.307 en el período entre la entrada en vigencia de la ley (fines de 2020) y octubre de 2022, cuando el gremio hizo el pedido de acceso a la información pública a la Secretaría de Economía del Conocimiento, que encabeza Ariel Sujarchuk.

Además, se agrega otro beneficio: “Esta información se suma a lo que el Ministerio de Economía entregó en agosto, mes en el que se destinaron $25.600 millones en concepto de bono de crédito fiscal”, dice el documento, dirigido por el matemático Esteban Sargiotto. Además, critica la falta de información: “Cuánto reciben en detalle cada una de las empresas en exenciones y subsidios es una información que aún permanece desconocida, a pesar de los pedidos y reclamos presentados ante los organismos del Estado correspondiente”.

Los beneficios que da el Estado alcanzan a 628 empresas, que cuentan con 301.272 trabajadores, según el informe. Durante la presentación en un auditorio en el CCK, Sargiotto afirmó que “para que sea un verdadero régimen de promoción debería haber muchos más inscriptos”. Sin embargo, pidió que los nuevos beneficiarios sean micro y pequeñas empresas: “La intención de los regímenes de promoción desde el 2004 para acá cuando se sancionó la ley de software fue eficiente en generan empresas y empleo, pero se transformó en un régimen de concentración, debería apuntar a pymes, y no a mega grandes, que son solo el 3% del sector”, afirmó el director del observatorio.

Según el documento, de las 11.752 empresas de la economía del conocimiento, el 62% son micro (con menos de 4 trabajadores), el 25% pequeñas, el 10% medianas y el 3% grandes. En otro pedido de acceso a la información sobre los beneficios de la ley de software entre el 2014 y el 2019, el gremio concluyó que el grueso de los beneficios se concentra en grandes empresas: de las 491 beneficiadas con menos impuestos, solo cuatro accedieron al 46% de los beneficios (Mercado Libre, Globant, Accenture y Red Link), mientras que las otras 487 con el 54% restante.

Otro de los pedidos que realiza el gremio es que esos incentivos fiscales podrían destinarse a los trabajadores. “Si el gran problema que plantean las empresas es que les cuesta conseguir trabajadores, porque renuncian y se ponen a trabajar freelance para el exterior en dólares, por qué no les dan un bono con el aporte estatal”, aseguró Sargiotto. Según el cálculo realizado entre las empresas beneficiadas y la cantidad de trabajadores que abarcan, podría otorgarse un bono de $800.000 a cada empleado. “Quizá ahí lo piensen dos veces antes de irse”, añadió.

La lupa en los beneficios corporativos

Con el objetivo de bajar el déficit fiscal para poder cumplir con el FMI, el Ministerio de Economía, que encabeza Sergio Massa, puso la lupa en los beneficios corporativos. En la presentación del presupuesto 2023 en el Congreso, presentó un documento que con el detalle del gasto tributario. Los regímenes de promoción económica para el 2023 están previstos en $995.057 millones. Para este año, se proyectan $53.036 millones para el régimen de economía del conocimiento.

Durante esa discusión, Ámbito consultó en Economía si se preveía modificar al de economía del conocimiento, pero el equipo económico lo descartó. Por el contrario, ponían la lupa en el de Tierra del Fuego, que proyecta un gasto tributario de $519.720 millones para este año. De hecho, en la Secretaría de Economía del Conocimiento planean sumar más empresas a la promoción. Así lo aseguró Sujarchuk en una reciente entrevista que realizó Ámbito: “Cuando asumimos con Massa había 515 empresas promocionadas, y ahora 639, y en 2023 vamos a pegarle una acelerada muy fuerte”.

El Gobierno busca beneficiar al sector, por tratarse de una actividad con altos salarios, pleno empleo, que puede realizarse de manera federal, superavitaria en divisas, y que habrá terminado 2022 con récord histórico de exportaciones. Los datos oficiales hasta el tercer trimestre indica que fueron de u$s6041 millones, una suba del 21%, y para 2023 esperan llegar a u$s9000 millones. Con lo que se llamó informalmente “dólar tech”, las empresas pueden acceder libremente a divisas por un 30% de las exportaciones incrementales. Y apuntan a que el Congreso apruebe el «monotributo tech», para facilitarle las exportaciones a los profesionales.