Las acciones de países emergentes tienen aún un recorrido alcista, según los analistas. Es que estos papeles concluyeron su correlación positiva con las acciones de Estados Unidos, lo que indica que pueden continuar repuntando incluso si el índice S&P 500 desciende desde el nivel actual.