Aclaró luego que aún “no es factible el restablecimiento del 25% restante de la capacidad productiva de la planta, que fue desafectada oportunamente con motivo de las medidas adoptadas como consecuencia de la pandemia”, debido a lo “exiguo” del plazo establecido en la última prórroga del régimen de usuarios ultraelectrointensivos.

Aluar informó, por otra parte, que la demanda interna se mantiene sin mayores cambios, a la espera de un restablecimiento pleno de la actividad económica local: «Del mismo modo, la compañía está atenta a la evolución de las condiciones sanitarias y las restricciones vigentes para restituir sus instalaciones productivas detenidas durante la pandemia de manera segura y sustentable».

En cuanto a la evolución del mercado externo, la empresa señaló que, durante el último trimestre del ejercicio, el precio internacional del aluminio se mantuvo en torno de los u$s2.400 por tonelada, y se ubicó a comienzos de setiembre por encima de los u$s2.500.

En tanto se explicó que «el consumo mundial del metal ha mostrado un importante crecimiento en los meses recientes y se espera que la tendencia continúe durante el corriente año, a medida que se vayan recuperando las actividades afectadas por la pandemia».

Por su parte, el precio de la alúmina, principal materia prima, se mantuvo relativamente estable durante el mismo período.

En lo referente a exportaciones, durante el último trimestre del ejercicio se despacharon los volúmenes que habían quedado pendientes al trimestre anterior por indisponibilidad de buques, y “se prevé continuar regularmente con los envíos hacia los mercados habituales”, concluyó la compañía.