Tras la prórroga del cepo a las exportaciones de carne por dos meses más, Alberto Fernández ratificó la medida haciendo eco de un informe que explica los motivos de la baja de los precios en el mostrador.

«Los precios de la carne bajaron desde el momento en que restringimos las exportaciones. No es justo que el precio internacional de la carne vacuna sea el mismo precio que deban pagar nuestros compatriotas. Cuidar la mesa de los argentinos. Ese es nuestro compromiso», publicó en su red social.

Así, luego de que el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA) difundiera los precios de agosto de la carne en el mercado local, desde el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) enfocaron su análisis desde el 20 de junio, fecha en que comenzó a regir la norma que cuotificaba las exportaciones de carne.

El informe remarca que en los últimso dos meses el valor del producto bajó. En julio el precio había descendido 0,1% pero en agosto dicho descenso fue más marcado y llegó a 1,4%. Los cortes que más cayeron en su valor en este último mes fueron la picada común (4,8%), el Vacío (3,5%) y el asado de tira (2,8%).

De todas maneras, el precio de la carne marca un aumento de un 77% comparando agosto de 2021 contra agosto de 2020, según los datos del IPVCA. siendo el lomo, vacío y asado los tres cortes que más alza tuvieron.

Esta declaración de Alberto Fernández en medio de la tensión que existe entre el campo y el gobierno tras la prórroga del cepo a las exportaciones de la carne por dos meses más. La mesa de enlace confirmó que irán a una medida de fuerza pero todavía están definiendo fecha y la duración.

Por su lado, Matías Kulfas, ministro de Desarrollo Productivo, también había salido a defender la medida. “No hay ningún cepo. Lo que ha habido es una política tendiente a ordenar el funcionamiento del mercado interno y del exportador. Vemos una gran oportunidad para que Argentina se convierta en un gran exportador de carne, que se ha hecho de manera desordenada en los últimos años”, había dicho el funcionario el jueves pasado. “No tenemos ninguna visión en contra del campo ni de ningún sector. Lo que queremos es una Argentina que aumente su producción, exportaciones y empleo, y que cuide la mesa de argentinos”,

Además, el funcionario había criticado un informe de la Sociedad Rural Argentina donde advertía que se habían perdido más de 1.000 millones de dólares por el cepo. «No hay manera de justificar eso. Si uno compara la exportación de este año con el año pasado, la reducción es de 70 millones de dólares. Es carne que se destinó más al mercado interno. Venía cayendo el abastecimiento del mercado interno y el consumo, y la respuesta era un aumento claro en el precio interno que pagaban todos los hogares”.

Impactantes pérdidas

A más de 3 meses de la aplicación del cepo a las exportaciones de carne, se registran caídas en la faena, la producción, el consumo y las exportaciones. Al mismo tiempo, los precios pagados a los productores disminuyeron y se mantienen alzas en los valores de venta al consumidor, aunque moderadas. Así sintetiza la Bolsa de Comercio de Rosario los efectos de las medidas tomadas por el Gobierno en un informe recientemente difundido.

El informe de la Bolsa remarca que el número de cabezas procesadas en el mercado local en el trimestre mayo-julio de 2021 fue el menor registro desde el año 2016. En adición, la caída interanual de la faena (2020 vs 2021) es del orden del 12,3% muy por detrás de las 3,5 millones de cabezas procesadas en el mismo período de 2020. Debido a esta merma en el procesamiento de ganado bovino, las 720.000 toneladas (equivalentes a res con hueso) producidas acumuladas en estos 3 meses de 2021 es la menor para este período desde 2017. De forma análoga a la faena, la producción cayó en términos interanuales un 10,7% desde las 806.000 toneladas (equivalente a res con hueso) generadas un año atrás.

El informe realiza el mismo análisis para el consumo y las exportaciones de carne bovina y obtiene resultados similares. Respecto al 2020, el consumo aparente cayó un 6,5% en estos 3 meses, mientras que las exportaciones tuvieron una reducción de casi un 21%. En otras palabras, se consumió menos carne internamente y se envió al exterior cerca de una quinta parte menos en tonelaje. Valuando la diferencia entre las toneladas enviadas al exterior entre mayo y julio de 2021 y 2020 a precios promedio de los primeros 6 meses del 2021, se obtiene que la caída en los ingresos de divisas por exportaciones rondarían los US$ 150 millones.

«Sin embargo es importante destacar dos aspectos: a) El consumo per cápita en mayo de 2021 fue el menor registro por habitante desde el inicio de las estadísticas que presenta el ministerio con 34,39 kg/hab. b) Comparando julio de 2021 con lo sucedido un año atrás, el consumo aparente se encontró en niveles muy similares, ya que en este año se absorbieron internamente 198.770 toneladas, mientras que fueron 198.000 toneladas un año atrás», destaca la Bolsa.